Saltar al contenido
Wikiroid

Ejercicio anaeróbico para ectomorfos

soy ectomorfo, que entreno

Digamos que eres un ectomorfo. Este tipo de persona suele caracterizarse por huesos delgados (principalmente de brazos, piernas y otras extremidades), altura considerable, físico delgado (generalmente con apariencia de jugadores de voleibol), dificultad extrema para ganar peso y, en particular, adelgazamiento, extremadamente metabolismo rápido y falta de apetito.

Por lo general, el ectomorfismo es una pesadilla para quienes desean ganar masa muscular. Esto les obliga a menudo a adaptar las metodologías de descanso y alimentación para lograr su objetivo. Por lo general, entrenar a este tipo de personas implica un volumen muy bajo, alta intensidad, baja frecuencia y un gasto calórico mínimo.

Por otro lado, la dieta tiende a ser todo lo contrario, permitiendo un aporte muy grande de energía a partir de macronutrientes y, por supuesto, frecuencia entre comidas.

De hecho, los alimentos que compensan la energía a menudo son necesarios para lograr un nivel constante de calorías a diario. Tanto es así que no es raro que un ectomorfo mostrar pérdida de peso al ingerir 4.000 Kcal por día.

Bueno, como ya se mencionó, la actividad física del ectomorfo implica trabajar con pesos pesados ​​y volumen reducido. Aeróbico entonces, ¡de ninguna manera!

¿Qué? ¿Prohibido hacer aeróbicos? Cálmese …

Evidentemente, si nos detenemos a analizar un ectomorfo que está acostumbrado a realizar actividad aeróbica durante mucho tiempo y, sobre todo, a superar el valor energético de la dieta y la consistencia con el entrenamiento anaeróbico , veremos una marcada reducción de peso y bueno, seguro, no hay ganancia muscular significativa.

Pero eso no significa que, en general, los aeróbicos sean una pesadilla para los ectomorfos o, especialmente, que no se deba hacer.

Primero los huesos aeróbicos , son ejercicios cardiovasculares importantes para personas con buena o mala salud.

Además de ser un estímulo diferente del sistema neuromuscular y principalmente cardiovascular, el aeróbico permite una interacción de un mejor aprovechamiento del oxígeno por parte de las células musculares y en consecuencia de una menor demanda de oxígeno, favoreciendo así una posible disminución del rendimiento (incluso anaeróbico) debido a » dificultad para respirar «, por ejemplo.

Como si eso no fuera suficiente, a los ectomorfos les resulta difícil ganar peso. ¿Pero eso significa que todo el mundo tiene necesariamente un bajo porcentaje de grasa?

¡Claro que no!

Tanto es así que no es raro ver en brazos y piernas delgados y con un poco de lipomastia o grasa abdominal. Por tanto, sería una razón estética muy importante decir que los ectomorfos deberían ser aeróbicos.

Pero cálmate, todo se ha vuelto un poco confuso y paradójico. Después de todo, ¿cómo vamos a ganar masa muscular haciendo aeróbicos y por lo tanto gastando más energía …?

Bueno, en primer lugar, no me refiero necesariamente a aeróbicos intensivos en energía, sino a aeróbicos interesantes que permiten acciones y reacciones metabólicas, optimizando el aumento de masa muscular y, por supuesto, el consumo de grasas corporales.

¿Pero todavía es posible? ¡Sí, absolutamente sí! Cualquiera de la vieja guardia probablemente haya oído hablar de un HIT aeróbico de este tipo, ¿verdad?

Nota del Editor – ¡He abierto de nuevo las asesorías! Si estás interesado manda un email a info@wikiroid.net y te explico que es lo que se ofrece.

Bueno, normalmente este aerobio no requiere mucho más de 15 minutos de duración (lo que hace que el gasto energético sea relativamente menor), pero, a pesar de su corta duración, la extrema intercalación de intensidad e intensidad provoca el establecimiento de procesos enzimáticos, permitiendo una mayor lipólisis.

Además, este y otros tipos de actividades aeróbicas conducen a una mejor circulación de los nutrientes en el organismo a través de la circulación, favoreciendo los procesos anabólicos.

Este entrenamiento se puede realizar fácilmente después del entrenamiento (nunca antes), lo que hace que la circulación sea aún más evidente en todo el cuerpo y con la primera comida posterior al entrenamiento comienza la recuperación de una manera muy eficiente y objetiva.

Por supuesto, no son solo los nutrientes que provienen de los alimentos los que el cuerpo usa bien. Otros compuestos o moléculas extremadamente importantes, como el oxígeno, han participado en esta distribución por todo el organismo.

El impacto endocrino también es de gran valor, ya que hace que las enzimas produzcan mayores grados de lipólisis y optimicen el factor de acumulación no grasa.

Finalmente, creo que es seguro hablar sobre la frecuencia con la que se deben hacer estos aeróbicos: alrededor de 2-3 veces por semana ya es más que ideal y conveniente, principalmente porque este tipo de entrenamiento no requiere mucho ejercicio.

Sin embargo, esta frecuencia puede variar durante un día más o menos según las necesidades y los individuos fisiobiológicos.

Conclusión:

Los aeróbicos, si se adaptan adecuadamente, pueden ayudar no solo al factor libre de grasa, sino también a ganar masa muscular. Lo importante es que este tipo de formación sea coherente con el objetivo y la individualidad.

¡Buen entrenamiento!