Saltar al contenido

Entrenamiento

El entrenamiento en cuatro categorías básicas: resistencia, fuerza, equilibrio y flexibilidad. La mayoría de las personas tiende a centrarse en una actividad o tipo de ejercicio y piensan que están haciendo lo suficiente. Cada tipo es diferente, sin embargo, hacerlos todos te dará más beneficios. Mezclarlo también ayuda a reducir el aburrimiento y reducir el riesgo de lesiones.

Aunque hemos descrito cada tipo por separado, algunas actividades se ajustan a más de una categoría. Por ejemplo, muchas actividades de resistencia también fortalecen. Los ejercicios de fuerza también ayudan a mejorar el equilibrio.

El entrenamiento aeróbico o de resistencia aumentan su respiración y frecuencia cardíaca.

El entrenamiento de fuerza fortalecen tus músculos. Pueden ayudarlo a mantenerse independiente y llevar a cabo actividades cotidianas, como subir escaleras y llevar alimentos.

El entrenamientos de equilibrio ayudan a prevenir caídas, un problema común en los adultos mayores.

El entrenamiento de flexibilidad estiran los músculos y pueden ayudar a que su cuerpo permanezca ágil. Ser flexible le brinda más libertad de movimiento para otros ejercicios y para sus actividades diarias.